Me he fijado en que hay dos planteamientos completamente opuestos a la hora de distribuir series de animación infantiles. Por una parte está la formula tradicional en que la serie se emite por televisión. Para poder emitir la serie, las cadenas de televisión deben comprar los permisos a los creadores de la serie. Así es como los creadores de series logran ingresos y rentabilizan el coste de crear la serie y sus capítulos.

Y los padres vemos como en unos años los juguetes han pasado de ser de temas generales, a ser casi en exclusiva de personajes que los niños ven en la televisión. Ahí están los casos de Pocoyo, Sendokai, Pac-man y compañía. Todo está enfocado en la venta de juguetes. La aventura no siempre termina bien, es bien conocido que Zinkia ha tenido serios problemas pese a ser los propietarios de la marca Pocoyo, que hace pocos años era el juguete preferido de los niños pequeños.

Luego, además logran ingresos al vender capítulos de la serie en DVD y con el merchandising que se genera alrededor de los personajes y la serie. Para vender DVD y juguetes, antes es necesario que la serie tenga un éxito importante entre los niños, y que se emita en diferentes países. Lograr esto es bastante más complicado de lo que parece. Empresas como Disney han tenido un gran éxito, y ya tienen una importante maquinaria para impulsar cada nuevo proyecto.

Disney para niños

Para proyectos nuevos en empresas con menos músculo, esto es mucho más complicado. De ahí que los creadores de series infantiles han optado por una formula alternativa, y que a algunos les ha funcionado muy bien: distribuir la serie sin coste.

Suena extraño, pero es así. Los creadores de series de animación para niños han encontrado una forma de llegar rápidamente a una cantidad de público infantil importante: regalar la serie a las cadenas de televisión, o vendersela a un precio simbólico. De esta forma, una cadena de televisión para niños puede conseguir capítulos para emitir a un coste mucho más bajo que las tradicionales series de Disney por ejemplo. Practicamente no les cuestan nada. De ahí que con unos cuantos anuncios, les sea muy fácil obtener ingresos.

Pacman, otro personaje infantil

Por su parte, los creadores de la serie logran así que su serie de dibujos se emita en muchos países. ¿Cómo obtienen los ingresos? Con la venta de juguetes relacionados. En lugar de que su vía de ingresos principal sea vender los capítulos, lo que han hecho es centrar su negocio en vender los juguetes, libros, DVDs, y demás merchandising de la serie. De ahí que ahora las series de decanten por tener personajes lo más carismáticos posibles. Hasta la misma estructura de la serie, sus ambientes, personajes y los guiones están centrados en fomentar las ventas de los vehículos, figuras de acción, etc.

Disney, dibujos infantiles

Las series para niños ya no son un elemento suelto, forman parte de toda una maquinaria que trabaja en conjunto para rentabilizar el producto. No me estoy quejando, simplemente estoy reflejando la nueva realidad.

Para los padres y los niños a priori todo son ventajas. Por una parte tenemos fácil acceso a entretenimiento para nuestros hijos. Si ir más lejos en YouTube o en las webs oficiales encontramos los capítulos de la serie listos para que los niños los vean cuando quieran. Además a los niños les encanta ya que ahora es muy fácil que encuentren juguetes de sus personajes favoritos. Hay muchos juguetes de Sendokai, de Pocoyo, de Pac-man, y de todo un listado de dibujos animados para niños.