Creo que a estas alturas ya todos hemos visto el trailer o los trailers de la nueva película de la saga Star Wars, El Despertar de la Fuerza. Y lo más sonado de todo esto, no es el debut de un nuevo actor ni la vuelta de Han Solo ya un poco mayorcito, no. El protagonista indiscutible de ésta película va a ser su nuevo droide redondo bautizado como BB 8.

No se sí es por su diseño, un cuerpo redondito con una cabeza que se mueve de un lado a otro, pero lo cierto es que ha causado un gran revuelo en todos los fans de La Guerra de las Galaxias y su repercusión mediática no se ha esperado.

robot bb 8

Las masas claman por tener uno igualito para su casa, da igual el formato, tamaño o material con el que esté realizado, el caso es tener uno antes de que se le compre el vecino de enfrente.

Hasta ahora, la réplica más fiel es el robot BB8 de Sphero, una auténtica copia de su equivalente en la película pero con un tamaño más reducido.

Este juguete sin duda se convertirá en uno de los más populares estas navidades, justo cuando se estrene la esperada película y todos los rezagados que no se hayan hecho con el adquieran uno.

Al estar fabricado por la empresa Sphero, tiene el mismo tamaño que sus esferas inteligentes, y cuenta con la misma tecnología que le permite moverse y reconocer objetos gracias a su giroscopio. Es también, al igual que estos pequeños robots, autónomo, no tiene enchufes ni cables para que se pueda mover libremente, y su medio de carga es la plataforma que incluye, basada en la inducción.

Su funcionamiento es muy sencillo, nos descargamos la aplicación gratuita en nuestro smartphone y lo sincronizamos mediante bluetooh con el robot. Tan pronto como queda sincronizado ya empieza a moverse y le podremos controlar por medio de la aplicación. Y cuando no lo controlamos, él siempre está haciendo algo, recorriendo la habitación, chocándose con los muebles o patrullando la estancia en busca de enemigos.

disfraz de robot bb8

Es como una mascota robótica, pero sin tener que sacarlo a pasear a horas que no queremos.

Pero no se acaban ahí las reproducciones de este nuevo fenómeno de gentes, las hay de todos los tipos y para todos los públicos.
Desde disfraces que te puedes hacer tu mismo, con una camiseta, una gorra y un poco de fieltro de colores (bien barato), hasta un juego completo de utensilios de cocina para desayunar todos los días viendo a tu personaje favorito.

Le puedes llevar en tus dedos en forma de anillo, o en tus uñas, con una manicura propia de gentes de otras galaxias.

Te le puedes preparar como almuerzo con unas quesadillas en forma de robot BB-8; tan sólo necesitas unas tortillas de harina mexicanas (1 para el cuerpo y media para la cabeza), queso cheddar (el naranja), queso de untar y un colorante alimentario de color negro.

O comer como postre con una tarta recubierta de fondant, unos cupcakes de inspiración galáctica o unas galletas super cuquis.

Te puedes vestir con las camisetas, pantalones, vestidos, faldas, tops, bolsos y carteras con la figura del droide que ya empiezan a ver la luz por la calle. La bisutería también está cargada de BB8, colgantes, pendientes…

Cualquier material es bueno para hacerse una reproducción a escala para casa, por eso ya hay patrones disponibles para tejer nuestro droide en crochet, hacernos cojines o incluso hacerlo con nieve en nuestro jardín.

Las posibilidades son inmensas y cada vez hay más ideas en las redes sociales como Pinterest o Instagram, échales un vistazo.
Con todas estas ideas ya no tienes excusas para no tener tu droide BB8 antes que nadie.