Halloween y carnaval son momentos del año en el que todos los padres nos tenemos que romper la cabeza pensando un disfraz original para nuestro hijo. A no ser que el niño ya tenga claro de qué se quiere disfrazar, claro.

Una de mis ideas favoritas es disfrazar al niño de mago. No me refiero a mago estilo Merlin, sino más bien a un ilusionista o un mago de los que actúan sorprendiendo al público con sus trucos.

Disfraz de mago para niño

¿Qué niño no querría sacar un conejo de la chistera o encontrar una moneda tras la oreja de su amigo? Hoy os traigo algunas ideas para hacer un disfraz de mago para vuestros hijos.

Crear el “uniforme” es seguramente la parte más sencilla. Con un par de pantalones oscuros, una camisa blanca y una chaqueta también oscura. Si tienes una capa o un trozo de tela oscura para usarla como tal ya tienes buena parte del efecto conseguido. Si quieres darle un toque elegante y divertido, nada mejor que usar una pajarita como broche para el disfraz del niño.

Otra opción es ir sobre seguro y directamente comprar el disfraz de mago, como este de aquí. Esto ya depende del presupuesto de cada uno. Y claro, no es lo mismo que si ya tienes los pantalones oscuros y la camisa blanca. Si no tienes ese tipo de ropa te sale más barato directamente comprar el disfraz.

Es más cómodo y hay otro elemento a tener en cuenta: en general a los niños les hace más ilusión disfrazarse con un disfraz comprado para la ocasión que con ropa que ya tienen. Imagino que es la excitación de lo nuevo y de sentir que es algo “especial”, pero casi siempre van a preferir usar un disfraz comprado.

Cuando ya tengamos el disfraz, llega el momento de darle un toque especial con los accesorios. Un conejo blanco de peluche, una baraja de cartes y por supuesto un sombrero de copa. Son pequeños juguetes que nos sirven de accesorio.

Lo divertido de disfrazarse no es sólo el aspecto, sino meterse en el personaje. Así que es buena idea explicarle a nuestro hijo algunas frases, posturas o gestos que debe hacer para parecerse a un mago. Esta es una de las partes que más disfrutan y están muy graciosos cuando se meten en el papel y van por la casa o la calle comportándose como auténticos magos.

Niño disfrazado de mago

Tu hijo además puede aprender de verdad a hacer algunos trucos sencillos. Se venden “packs” para niños con trucos fáciles y sencillos para sorprender a sus amigos y familiares. Hay algunos bastante completos, con hasta 100 trucos de Magia como el de Magia Borras, que se vende por sólo 15 euros.

Así al mismo tiempo que nos lo pasamos bien disfrazándonos, el niño descubrirá toda una serie de actividades y juegos. Lo que me gusta de estas actividades es que por una parte requieren de cierta agilidad, así el niño aprende y se esfuerza en hacerlos bien. Y por otra parte le estamos involucrando en una actividad creativa donde usará su imaginación.