Me he fijado en que hay dos planteamientos completamente opuestos a la hora de distribuir series de animación infantiles. Por una parte está la formula tradicional en que la serie se emite por televisión. Para poder emitir la serie, las cadenas de televisión deben comprar los permisos a los creadores de la serie. Así es como los creadores de series logran ingresos y rentabilizan el coste de crear la serie y sus capítulos.

Y los padres vemos como en unos años los juguetes han pasado de ser de temas generales, a ser casi en exclusiva de personajes que los niños ven en la televisión. Ahí están los casos de Pocoyo, Sendokai, Pac-man y compañía. Todo está enfocado en la venta de juguetes. La aventura no siempre termina bien, es bien conocido que Zinkia ha tenido serios problemas pese a ser los propietarios de la marca Pocoyo, que hace pocos años era el juguete preferido de los niños pequeños.

Luego, además logran ingresos al vender capítulos de la serie en DVD y con el merchandising que se genera alrededor de los personajes y la serie. Para vender DVD y juguetes, antes es necesario que la serie tenga un éxito importante entre los niños, y que se emita en diferentes países. Lograr esto es bastante más complicado de lo que parece. Empresas como Disney han tenido un gran éxito, y ya tienen una importante maquinaria para impulsar cada nuevo proyecto.

Disney para niños

(más…)